Image and video hosting by TinyPic
 

Un Periódico Mensual Para  La Comunidad Cristiana.
Editor: Juan Palacios. IGLESIA DE CRISTO.
                                      P.O. Box. 1332. Pecos, Tx. 79772
                                   OFIC.  (432) 445-9117/(432) 448-3173 Cel.

NUESTRO AGRADECIMIENTO A NUESTRO HERMANO LARRY WHITE POR COMPARTIR PREGUNTAS Y RESPUESTAS CON EL PUEBLO DE DIOS.

¿Qué es la apostasía?

La palabra "apostatar" en 1 Timoteo 4:1 significa literalmente "pararse aparte; separarse".

1.         La idea es de dejar la forma de doctrina enseñada por Cristo y los apóstoles.

2.         Habían estado en la verdad pero se apartaron de ella.  Eran cristianos legítimos, pero abandonaron la fe y se      fueron en pos del error.

3.         No es posible "apostatar de la fe" sin haberse convertido primeramente a Cristo.

Esta es la esencia de la apostasía.  Es la misma palabra usada en Lucas 8:13 de los que se apartan en el tiempo de prueba.  También es la misma palabra usada en Hebreos 3:12 de aquellos que se apartan del Dios vivo.

Entiendo que apostatar no es sencillamente cometer un error o malentender alguna enseñanza bíblica.  Es tomar de decisión de apartarse de la fe en Cristo o apartarse de Dios.  Puede ser por causa del desánimo espiritual o puede ser por la rebeldía contra Dios o puede ser porque le falla le fe o puede ser porque decidió seguir un sistema de doctrina totalmente ajeno al bíblico.  No obstante, según mi entendimiento del concepto bíblico, no es correcto decir de inmediato que un hermano apostató porque no acepta la explicación acostumbrada de cualquier enseñanza o texto bíblico ni porque se cayó en determinada práctica pecaminosa.  Puede ser un hermano que necesita ser instruido, exhortado o aún reprendido.  Puede ser un hermano débil que necesita ser fortalecido.  Puede ser un hermano vencido por el pecado que necesita ser restaurado a la fidelidad. Pero, conforme al uso de la palabra en el Nuevo Testamento, no entiendo que sea un apóstata a menos que deliberadamente tome la decisión de apartarse de Dios, Cristo o la iglesia.  Vea también "apostasía" en 2 Tesalonicenses 2:3.
__________________________________________

Usted enseña que el bautismo salva.  ¿Simón el mago se bautizó y se salvó?  (Hechos 8:13) Si no, ¿por qué no?

La Biblia dice en 1 Pedro 3:21 que el bautismo nos salva siempre y cuando sea “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios”. 

Cuando la Biblia habla de los requisitos para ser salvo (creer y ser bautizado – Marcos 16:16) se refiere a que sean perdonados nuestros pecados pasados (o sea hasta el momento).  En este sentido sí fue salvo Simón porque el texto bíblico dice claramente que “también creyó Simón mismo y habiéndose bautizado estaba siempre con Felipe” (Hechos 8:13).  Sus pecados del pasado le fueron perdonados. 

Posteriormente también cedió a la tentación de volver a su antigua pasión del amor al dinero y su corazón llegó a no estar “recto” delante de Dios (Hechos 8:21).  La solución para ser perdonado de nuevo NO fue que creyera en Cristo (porque ya creía) ni que se bautizara (ya lo había hecho correctamente) sino: “Arrepiéntete, pues, de “esta tu maldad y ruega a Dios si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón” (Hechos 8:22).  De estar bien con Dios después de creer y ser bautizado (salvo) pasó a no estar bien con Dios sino de estar de nuevo en “prisión de maldad” (Hechos 8:23).

Como puede ver, la salvación no es algo que recibimos y que nunca la podamos perder.  Es necesario seguir practicando la verdad (andando en luz) para mantener nuestra relación con Dios y ser lavados continuamente en la sangre de Cristo (1 Juan 1:5-7).
__________________________________________

¿Qué sucede cuando en el matrimonio ninguno de los dos son cristianos? ¿Se los puedo aconsejar bajo la ley de Cristo, después que se convierten? Es decir. me interesa saber si esta pareja se divorcia por cualquier causa, no siendo cristianos, luego ellos se casan individualmente con otras personas y tienen hijos, después conocen el evangelio y lo obedecen (en sus matrimonios), ¿ellos deben volver a su primer matrimonio para no estar en adulterio, ya que su divorcio no fue por causa de fornicación?

La esencia de la pregunta es si las instrucciones de Cristo sobre el matrimonio y el divorcio son aplicables a todos o solamente a los cristianos.  Entiendo que son aplicables a todos. 
De otra forma, los corintios (antes de ser cristianos) no habrían sido culpables del adulterio (pero lea 1 Corintios 6:9,10).  Además, Cristo lo aplica a “cualquiera” (Mateo 19:9).  También, Cristo aclara que la ley del matrimonio precede tanto la ley de Moisés como también el Nuevo Testamento.  Fue establecida por Dios desde el principio para TODO ser humano (Génesis 2).  Explica que la esencia de esta ley es que “son una sola carne” (Mateo 19:6) y la reacción debida a esta ley es: “lo que Dios juntó no lo separe el hombre” (Mateo 19:6).  Esto es para TODOS.  Lo único que hace Cristo en Mateo 19 es aclarar que, bajo Su enseñanza hay una excepción (y solamente una) a esa ley: el repudio del cónyuge por causa de la fornicación (Mateo 19:9).  Esto es en contraste con lo que algunos de los judíos estaban enseñando: “repudiar a su mujer por cualquier causa” (Mateo 19:3).
__________________________________________

¿Si un joven cristiano soltero y una señorita cristiana cometen la fornicación y la señorita resulta embarazada, están obligados a casarse?

Bien claro está que es una situación muy difícil.  Sin embargo, lo que ha pasado, ha pasado. 

Siendo que no tenemos ejemplos o instrucciones bíblicas específicas para cada caso que pueda surgir en la iglesia, sugiero que comencemos con ciertos principios bíblicos en mente:

(1)   Debemos que buscar primero el bien espiritual de estos dos jóvenes cristianos.  Esto significa que con el espíritu debido buscamos restaurarlos (Gálatas 6:1).  También significa que no les impondremos obligaciones culturales que no tengan fundamento bíblico o que no concuerden con el concepto bíblico del matrimonio.

(2)  Como familia de Dios debemos hacer lo posible por ayudar a los padres afectados en cumplimiento del mandamiento fundamental de la ley de Cristo: el amor fraternal.  En vez de agregar a su carga, debemos esforzarnos por sobrellevar las cargas de ellos (Gálatas 6:2).

(3)  Debemos buscar el bien de la iglesia misma.  Esto significa no tolerar o hacer caso omiso al pecado sino reconocer la gravedad del error cometido para no permitir que la iglesia sea leudada con la maldad (1 Corintios 5:6).

En cuanto al casamiento de estos jóvenes, mi consejo es que no deben casarse solamente porque ella está embarazada.  Si ellos desean casarse, debe ser porque ellos quieren glorificar a Dios juntos en sus vidas, no porque ella está embarazada.  El casamiento debe ser una acción de amor entre un hombre y una mujer, no una reacción de las consecuencias de un pecado.  El casamiento es un pacto voluntario entre dos personas ante Dios no una consecuencia obligatoria por el pecado de la fornicación (Malaquías 2:14).

 

Muchas personas creen que al cometer la fornicación ya están casadas u obligados a casarse, pero la Biblia nunca ha enseñado tal idea.  La manera de solucionar el pecado de la fornicación no es por cometer otro error al entrar en una unión fingida u obligada sino por arrepentirse de corazón y dar los pasos necesarios para evitar la comisión del mismo pecado.

¿Se les debe pedir  a los  jóvenes  que públicamente  confiesen  su pecado  en la iglesia?

Lo que necesitan hacer los jóvenes primeramente es reconocer su pecado y pedir perdón a Dios por su pecado.  También, entiendo que es importante que pidan perdón a la iglesia porque es un pecado que impacta la congregación.  Encontrará más información sobre este punto en otra pregunta que hemos contestado sobre la confesión pública de los pecados.

Los padres de los jóvenes tienen que tomar decisiones difíciles también.  Lo primero que deben hacer es tenerles compasión a los jóvenes y perdonarlos.  Deben darse cuenta que los jóvenes van a tener bastantes problemas con las consecuencias de sus acciones.  Necesitarán el apoyo moral y espiritual de sus padres. Es difícil amarlas cuando otras personas han hecho errores que nos afectan seriamente, pero esto mismo es lo que Jesucristo hizo por nosotros.  Romanos 5.6-8 nos habla del amor de nuestro Padre celestial.  No merecemos el amor de nuestro Padre, pero Él nos ama y nos perdona cuando cometemos pecado si andamos en la luz (1 Juan 1.6-9). 

La responsabilidad de los padres para con sus hijos es innegable.  Pero también es necesario reconocer los límites de esta responsabilidad.  Los padres no son culpables por los pecados de los hijos (Ezequiel 18:20).  Si estos padres reconocen fallas de su parte, las deben reconocer y arrepentirse de ellas.  Pero hay muy buenos padres que tienen hijos que cometen pecados que llevan consecuencias graves.  Siempre es recomendable pedir las oraciones de la familia de Dios cuando confrontamos una crisis como la que confrontan estos padres.  Le pido a Dios que le conceda mucha sabiduría en este caso tan delicado.


Consejos adicionales al var
ón en caso que la señorita esté embarazada:

El casarse o no es una opción que usted debe considerar con mucha oración.  No obstante, el ser padre o no ya NO ES OPCIÓN para usted.  Usted será padre y como cristiano tendrá todas las responsabilidades que se aplican a todo padre cristiano: responsabilidades materiales, emocionales y espirituales para el bien de su hijo o hija.  Además de ello, tendrá la dificultad de hacer todo esto sin ser esposo de la madre de su hijo, sin vivir en la misma casa con el hijo, con la carga económica, emocional y espiritual del hijo y, en el futuro, de su propio hogar y otros hijos que probablemente tenga con la que llegue a ser su esposa.  Le menciono todo esto para que comprenda que usted ha creado una situación con consecuencias tremendas, tanto para usted como también para la madre de su hijo y, quizá sobre todo, para su hijo.  Para superar todo esto, usted necesitará del Señor más que nunca en su vida.  Lo maravilloso es que Él lo seguirá amando y estará siempre dispuesto a perdonarlo, fortalecerlo y proveerle lo necesario para su propio bien eterno.

Como cristiano, usted también debe tomar en cuenta el impacto de todo esto en la señorita embarazada.  Usted debe actuar con amor cristiano hacia ella.  No me refiero al amor romántico sino al amor que busca el bien de ella, el amor que le tiene compasión, el amor que se identifica con su propio dolor.  Usted no menciona si ella desea casarse con usted o no.  En todo caso la debe tratar con ternura, debe proveerle la ayuda médica y de nutrición que necesite durante el embarazo y el alumbramiento.  Como cristiano, no puede sencillamente abandonarla a ver cómo resuelve "su problema". 

Usted necesitará también la ayuda de otros cristianos.  Le animo a tener el valor de confrontar su propio pecado y aceptar la responsabilidad por ello. Si lo hace, no solamente Dios, sino también otros cristianos quizá le puedan apoyar espiritual y emocionalmente.

Si el alma es el reservorio de nuestras emociones, la percepción del entorno y el hálito de vida en el ser humano, al morir ¿dónde queda el alma?  ¿Se muere o permanece con el espíritu?

Respuesta:

Básicamente entiendo que el “alma” es la vida.  Puede incluir la vida espiritual y la animal o puede limitarse a la vida espiritual o bien a la vida animal.  Como usted dice, el contexto es el factor principal para definirlo y aún así puede ser muy difícil estar completamente seguro.  Quizá esto sea porque en algunos contextos Dios Mismo no está haciendo distinción entre la vida animal (natural) y la espiritual del individuo.  Otro factor que entra para mí en textos ambiguos es que el uso designado de la palabra concuerde con otros textos más claros sobre la naturaleza del ser humano.

Lo que entiendo es que, cuando hay distinción entre el alma y el espíritu, el alma se refiere a la vida “animal” (natural o material) y el espíritu a aquello que fue creado a imagen de Dios – la vida espiritual.

En cuanto a la muerte, entiendo que con razón, Eclesiastés 12:7 usa específicamente la palabra “espíritu” como la parte del ser humano que vuelve a Dios.  Puede ser muy importante en este libro específico que habla de la muerte del “alma” aún del alma de los animales, con referencia a “la vida debajo del sol” o sea, la material.  Por supuesto, sabemos que en el Nuevo Testamento, el Ser Espiritual (de Cristo Jesús) que partió al “Hades” por tres días se identifica como el “alma” de Jesús, pero este es uno de los casos muy claros en los que “alma” se refiere a la vida espiritual no a la animal o material.  Como usted ya sabe, el único texto que señala claramente cuerpo, alma y espíritu es 1 Tesalonicenses 5:23 y este texto nos asegura que las tres “partes” de nuestro ser están incluidas en la redención final que Dios nos promete.

Deduzco de todo esto que el alma (vida animal que está en la sangre) perece al igual que el cuerpo en la muerte física y que solamente el espíritu vuelve a Dios.  En la resurrección el ser entero (cuerpo, alma y espíritu) es revivificado, resucitado unido de nuevo y glorificado eternamente.  De esto estamos muy seguros y es lo más importante para nuestro consuelo y esperanza eterna.
____________________________________________

En el curso sobre El Apocalipsis en la explicación de 2:12-17, no está explícita la doctrina de los nicolaítas.  ¿Me puede decir más acerca de esta doctrina?

 

No está explicita la explicación en el estudio porque el texto bíblico no nos da más información.  Pueda haber teorías al respecto pero sin fundamento bíblico y sin fundamento histórico.  Lo importante en el mensaje inspirado a la iglesia en Pérgamo y su aplicación a nosotros es sencillamente que Dios aborrece la doctrina falsa y las obras que resulten de ella y nosotros también la debemos aborrecer.  Ellos en contraste la toleraban y como consecuencia estaban en peligro de ser quitados de la comunión con Cristo.  Nada perdemos con no saber detalles sobre la doctrina de los nicolaítas porque no es esto el punto del mensaje de Cristo a los cristianos en Pérgamo.
____________________________________________

Usted explica que los otros muertos en Apocalipsis 20:5 son los que adoraron a la bestia, los que no fueron fieles al testimonio de Jesús, o sea, los que no siguieron la Palabra de Dios.  Dice usted que comparando Apocalipsis 20:14,15 que habla de los que sufren la muerte segunda, son los que no estaban inscritos en el libro de la vida.

Pero me parece que la Biblia totalmente al contrario en 20:5,6.  ¿No serían más bien los bienaventurados?  Incluyo la evidencia bíblica:
20:5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.
20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

 

Entiendo que el orden de las frases en este texto pudiera resultar en cierta confusión.  El hecho que la expresión “Esta es la primera resurrección” sigue inmediatamente después de lo que pronuncia sobre “los demás muertos que no volvieron a la vida hasta que se cumplieran los mil años” pudiera hacer que alguien llegue a la conclusión que “la primera resurrección” sea la que ocurre DESPUÉS de los mil años.  No obstante, si analizamos los tres versículos (20:4-6), creo que será muy obvio que no es así.

La frase “volvieron a la vida” es equivalente a “resurrección” en este texto.  Contemos las resurrecciones en esta visión: (1) la de las almas de los mártires cristianos mencionada primeramente en 20:4; (2) la de los demás mencionada segundo en 20:5.  Menciona dos resurrecciones.  Solamente una de ellas puede ser “la primera resurrección”.  No es la segunda (la de “los demás) sino la primera (la de los fieles que murieron por su fidelidad a Cristo).

“Esta es la primera resurrección” (Apocalipsis 20:5).  La única resurrección mencionada que puede ser “la primera resurrección” es la de los mártires que murieron por causa de su fidelidad a Cristo y por no adorar a la bestia (Apocalipsis 20:4).  Es por causa de su fidelidad a Cristo que pronuncia sobre ellos (los de la primera resurrección) dos bendiciones: (1) “reinaron con Cristo por mil años” (20:4,5) y “la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo” (20:5).

“Los demás muertos” NO son los que son protegidos de la  muerte segunda.  No son los que “reinaron con Cristo por mil años”.  No se menciona la resurrección de ellos hasta DESPUÉS de los mil años: “no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años” (20:5).  La frase “esta es la primera resurrección” se refiere a la “primera” mencionada en esta visión NO la “segundo” que ocurre después de los mil años.  Se refiere a la que ocurrió cuando los fieles que no adoraron a la bestia “volvieron a la vida”.

Los que tienen parte en “la primera resurrección” son los mismos que iban a reinar con Cristo por mil años (20:6).  ¿Quiénes son?  ¿Son “los demás muertos” mencionados en 20:5?  De ninguna manera.  Son los que murieron porque no cedieron a la presión de adorar a la bestia (20:4).  Son los que fueron “decapitados por causa del testimonio de Jesús y la palabra de Dios” (20:4).  Son ellos los que “volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años” (20:4).

Espero que esto le ayude a comprender mejor el texto.  Encontrará más detalles en nuestro estudio sobre “El Milenio” y en el curso sobre El Apocalipsis en www.cbpoc.net .

____________________________________________

¿Por qué Apolos en Hechos 18 no es bautizado de nuevo?  Solo se ve que fue instruido más exactamente, pero no bautizado.   Esto es a diferencia de Hechos 19 que es el caso parecido pero sí fue fueron bautizados.

No sabemos con certeza si Apolos fue bautizado de nuevo o no.  Sabemos que Aquila y Priscilla le corrigieron la falta de conocimiento sobre el bautismo porque solamente conocía el bautismo de Juan.  ¿No es razonable pensar que pudiera haberse bautizado como consecuencia de ellos aunque no fuera mencionado específicamente en el texto bíblico?  Sabemos que los discípulos en Éfeso fueron bautizados otra vez cuando Pablo descubrió que solamente habían conocido el bautismo de Juan.  No podemos estar seguros que no haya sucedido lo mismo en el caso de Apolos.  Esto mismo es lo que “me imagino”, PERO de la misma manera, reconozco que no podemos estar seguros que sí fue bautizado de nuevo en el nombre de Jesucristo. 

Si el caso fuera que en realidad no fue bautizado de nuevo, debe haber alguna diferencia entre él y los otros discípulos en Éfeso.  Algunos han sugerido que lo que ocurrió con los de Éfeso no fue el caso con aquellos que recibieron el bautismo de Juan ANTES del día de Pentecostés cuando entró en vigor el bautismo en el nombre de Cristo Jesús, pero no hay fundamento bíblico sólido para esto tampoco.  Pueda que tengan razón, pero es imposible asegurar que así fuera.

El  bautismo de Juan el Bautista fue ordenado por Dios.  Hasta Jesús Mismo fue bautizado por Juan (Lucas 7:28-30).   No obstante, después de la muerte de Jesucristo, fue reemplazado por el bautismo bajo la autoridad de Cristo y que incluye la recepción del don del Espíritu Santo.  Seguir practicando el bautismo de Juan después del establecimiento del evangelio de Cristo y el bautismo correspondiente en el nombre de Jesucristo llegó a ser doctrina equivocada.  Esto parece ser lo que sucedió en el caso de los de Éfeso en Hechos 19 al igual que Apolos y por este motivo encontramos en Hechos 18:24-26 que Aquila y Priscila le expusieron más exactamente el camino del Señor.  En Éfeso, los que fueron bautizados bajo esta enseñanza equivocada fueron bautizados de nuevo conforme a la verdad del evangelio de Cristo (Hechos 19:3-5).  De esto estamos seguros y por este motivo seguimos este mismo ejemplo con las personas bautizadas anteriormente, pero no conforme a la verdad del evangelio de Cristo.

 

Website Builder