Image and video hosting by TinyPic
 

Un Periódico Mensual Para  La Comunidad Cristiana.
Editor: Juan Palacios. IGLESIA DE CRISTO.
                                      P.O. Box. 1332. Pecos, Tx. 79772
                                   OFIC.  (432) 445-9117/(432) CEL. 448-6077

NUESTRO AGRADECIMIENTO A NUESTRO HERMANO LARRY WHITE POR COMPARTIR PREGUNTAS Y RESPUESTAS CON EL PUEBLO DE DIOS.

 Un hermano enseña que según Tito 1:5 el evangelista es el de mayor categoría porque tiene autoridad para corregir toda deficiencia en la grey de nombrar o confirmar quienes serán los futuros ancianos.  Dice que la mayor autoridad es el evangelista.

 

 

En cuanto al concepto que el evangelista tiene autoridad mayor a la de los ancianos en la iglesia local: (1) Tito 1:5 se refiere a congregaciones que NO TENÍAN todavía ancianos.  Así es el caso en toda congregación.  Habrá evangelistas o sea predicadores ANTES que ancianos porque los requisitos son diferentes.  (2) Los ancianos, una vez establecidos, tienen la responsabilidad de corregir los errores en la iglesia local (Tito 1:9-11).  (3) Ningún texto dice que los evangelistas son puestos para supervisar la iglesia, pero varios textos asignan esta responsabilidad a los ancianos (I Timoteo 3:5; Hechos 20:28; Hebreos 13:17; I Pedro 5:2-4).  Por supuesto, ninguno tiene autoridad de MANDO como jefe en la iglesia (vea nuevamente I Pedro 5:2-4).

 

 Un hermano pregunta en cuanto a la práctica de la iglesia “patrocinadora” que condenan algunos hermanos porque consideran que se trata de establecer una organización superior a la iglesia local.

 

Con respecto al tema de la iglesia “patrocinadora” le debo decir que NO estoy de acuerdo con el establecimiento de NINGUNA organización superior a la iglesia local.  Creo que el desacuerdo principal sobre la práctica de la cooperación entre varias iglesias tiene que ver con el manejo del dinero. 

 

Por ejemplo, en el caso del ministerio de los Cursos Bíblicos Para Obreros Cristianos, no tenemos ninguna organización independiente de la iglesia local sino que sencillamente señalamos este aspecto del ministerio de la iglesia de esta manera.  Las bases bíblicas para este ministerio son: II Timoteo 2:2; Mateo 28:19,20; y otros textos similares.  Las bases bíblicas para la cooperación de varias iglesias para sufragar los gastos de un ministerio bíblico (sea evangelización, benevolencia, edificación o el entrenamiento de hombres fieles) son: (1) varias iglesias ayudaron económicamente a Pablo mientras predicaba en otra área [II Corintios 11:8,9.  El caso es que NO fueron ellos personalmente a predicar en esos lugares.  No les era posible estar supervisando el trabajo que hacía Pablo en esos lugares lejanos tampoco.  Su decisión fue sencillamente DAR para el ministerio específico que Pablo llevaba a cabo.  Pablo recibió los fondos y decidió el uso exacto que haría de ellos.  Hacemos exactamente lo mismo.  Seis iglesias deciden DAR para este ministerio específico y su servidor decide el uso exacto de los fondos.  La única diferencia es que sí les informo de cada gasto específico.  (2) Los cristianos en Antioquía ayudaron económicamente a los necesitados en Judea (otra región lejana).  Enviaron este dinero por mano de Bernabé y Saulo a los ancianos [los de la iglesia en Jerusalén o posiblemente los de diferentes congregaciones en Judea].  El caso es que NO fueron personalmente a Judea.  No distribuyeron personalmente la ayuda a los necesitados.  Sencillamente decidieron DAR para un ministerio específico debido a la necesidad que existía.  Los ancianos (sean los de Jerusalén o de diferentes iglesias en Judea - la Biblia no especifica) RECIBIERON estos fondos y decidieron el uso específico dentro del ministerio de benevolencia a los necesitados de Jerusalén.  Hacemos exactamente lo mismo en nuestro ministerio de enseñanza de hombres fieles.

 

En realidad, en nuestro caso, todos los fondos que vienen de otras congregaciones NO van al fondo general de la iglesia aquí en Farmerville SINO directamente a fondos designados específicamente para la compra de los materiales (casetes, papel, tinta, aparatos, etc.) que usamos para la producción de los estudios que usted y más de 1300 otros hermanos reciben.  Según los hermanos que nos consideran “liberales” por funcionar de esta manera, las seis congregaciones que ayudan económicamente con este ministerio están cediendo la autonomía o sea la autoridad sobre parte de su ofrenda a la iglesia en Farmerville.  Según entiendo el punto de vista de estos hermanos, estas seis iglesias no están sobre su propia obra sino que han cedido la supervisión de su obra a la iglesia en Farmerville.  Nosotros NO decimos que la iglesia en Farmerville es la iglesia patrocinadora de este ministerio.  No usamos esta terminología, pero la forma de trabajar es lo que critican.  Cada iglesia DECIDE por sí sola que desea PARTICIPAR en este ministerio de entrenamiento de obreros cristianos por medio del sistema que hemos establecido (estudios impresos, exámenes, audio casetes, etcétera).  Cada iglesia DECIDE por sí sola la CANTIDAD de dinero que desea aportar para los gastos del ministerio.  Cada iglesia DECIDE por sí sola si desea dejar de ayudar.  Cada iglesia RECIBE un INFORME del uso que se da a cada centavo para que vean que la ofrenda suya se usa como consideran prudente.  Cada iglesia recibe un INFORME por escrito de las actividades del ministerio.  A cada iglesia se le pide que participe también por medio de la oración y aún por medio de dar de su tiempo para compaginar los estudios, engraparlos, poner las etiquetas en los casetes, empaquetarlos, y otros trabajos manuales que pueden hacer sin saber hablar el español (ya que ninguno de ellos habla el español sino solamente el inglés).  Mi pregunta es: ¿qué aspecto de su autonomía han cedido?  Nadie les obliga a ofrendar; nadie les impone la cantidad que deben ofrendar; no envían dinero a una organización o institución humana sino a una congregación local de la iglesia del Señor; no envían el dinero al fondo general de otra iglesia sino para hacer una obra específica que tiene apoyo bíblico; están completamente conscientes del uso que se da de su dinero. ¿Cuál es la diferencia entre lo que estas 6 congregaciones hacen y lo que la iglesia en Farmerville hace?  La iglesia en Farmerville entrega los fondos en mis manos para la compra de todos los materiales.  Cada individuo no se encarga de comprar la cantidad de casetes que él puede comprar.  Los ancianos de la iglesia en Farmerville no enseñan personalmente estas lecciones. ¿Cuál es la supuesta organización humana que funciona en este caso?

 

Se refieren a la “centralización” de fondos, haciendo uso del mismo término que se usa en los campos político-económicos para referir a la práctica del gobierno federal de ORDENAR el envío de fondos (impuestos) de todas partes de la república al gobierno central.  Pero una diferencia principal es que las subdivisiones gubernamentales NO tienen opción y NO lo hacen voluntariamente sino bajo orden.

 

Estoy consciente que hay abusos de los principios bíblicos en algunos casos.  Hay iglesias que envían dinero sin saber a qué lo envían.  Hay ministerios que no mantienen informados a los hermanos sobre el uso de los fondos que reciben.  Es posible que haya congregaciones que mezclan el dinero enviado para un ministerio específico con su fondo general.  También se ven casos de congregaciones que comienzan un ministerio que requiere mucho más dinero del que tienen disponible, prestan miles de dólares del banco y luego empiezan a rogar e insistir que otras iglesias les deben ayudar a cancelar la deuda.  NO estoy defendiendo estos abusos.  Pero en todo puede haber abusos.  Esto NO significa que un método de trabajo en sí no sea bíblico. 

 

No me interesa propagar el concepto de la iglesia “patrocinadora”.  Pero al mismo tiempo, no se debe pensar que el hecho de trabajar bajo este sistema signifique que uno no respete la autoridad de las Escrituras o la autonomía de la iglesia.  Que Dios nos ayude a entender y seguir el modelo que El nos ha dejado en Su Palabra pero que también nos ayude a entender que no ha establecido un solo modelo en cuanto a cómo realizar muchas de las cosas que El nos ordena.

 

¿Todos los judíos usaban el cabello largo como Jesús o solamente los de Nazaret?

 

No hay evidencia bíblica que Jesús usara el cabello muy largo.  La figura de Jesucristo representada en los cuadros pintados tradicionales tiene su origen en el tiempo medieval europeo, no en la Biblia ni en tradiciones de los primeros siglos después de la vida de Cristo.

 

Tal vez confunde el ser llamado nazareno por ser de Nazaret (Mateo  2:23) con el voto del nazareo (Números 6:1-21).  Jesucristo NO era nazareo.

 

  ¿Dios acepta a cristianos que se hayan separado? ¿Separarse va en contra de Dios?  ¿Por qué Jesús dijo:  "lo que Dios juntó, no lo separe el hombre", pero Pablo dijo que se separen?

 

Al contrario de lo expresado en su pregunta, Pablo está completamente de acuerdo con Cristo y dice:  "Que la mujer no se separe del marido....y que el marino no abandone a su mujer" (I Corintios 7:10,11).  La única vez que dice Pablo "sepárese" es en cuanto al incrédulo que desea separarse.  Aún en este caso, le dice al cristiano casado con una incrédula:  "no la abandone" y lo mismo a la cristiana con marido incrédulo (I Corintios 7:12,13).  Claramente el incrédulo no hace caso a la voluntad de Dios el cristiano no puede obligarlo a permanecer en el matrimonio por causa de lo que Dios quiere.

 

Separarse definitivamente NO es la voluntad de Dios.  NO OBSTANTE, lo PERMITE:  "y si se separa, quédese sin casar o reconcíliese con su marido" (I Corintios 7:11).  Esto indica que, mientras NO es voluntad de Dios que se separen, al mismo tiempo NO lo considera como infidelidad matrimonial siempre y cuando permanezca SOLO o sea SIN CASAR.

 

¿Los acepta Dios?  El texto NO dice que los rechaza y NO dice que la iglesia los debe rechazar.  De otra manera no tiene sentido agregar "y si se separa, quédese sin casar...".  Hay muchas cosas en las vidas de Sus hijos que Dios NO aprueba, pero Su misericordia es tan grande con nosotros que no nos rechaza por ello tampoco.

 

 En Deuteronomio 24:1-4 si la mujer despedida se casara con otro hombre, quedaba "envilecida".  Por esta causa "no podrá su primer marido que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer."  La palabra envilecida (tame en hebreo) se usa también en Levítico 18:20,23.  Compare "amancillada" en Jeremías 3:1.  Es obvio que el caso de la mujer de Deuteronomio 24:4 se pone al nivel del adulterio y los demás pecados mencionados en Levítico que eran abominables ante los ojos de Dios.  ¿Qué me puede comentar al respecto?


 

La palabra tame en hebreo significa básicamente "contaminado".  Es algo o alguien que NO se considera como LIMPIO.  Algunas traducciones usan la palabra "manchada".

 

La diferencia entre los casos en Levítico 18 y el caso en Deuteronomio 24 es que en Levítico 18:20,23 el hombre mismo era el culpable de su propia contaminación, pero la mujer en Deuteronomio 24 NO es la culpable por su contaminación SINO OTRO.  Esto se ve claramente en las diferentes formas verbales de la misma palabra tame que se usa en estos dos casos.  En Levítico 18 es la forma hebrea conocida como QAL que es una forma de verbo ACTIVO.  El individuo mismo lleva a cabo la acción.  El hombre mismo SE CONTAMINA al cometer los actos indicados en Levítico 18.  En Deuteronomio 24:4 es la forma hebrea conocida como HOTHPAEL que es una forma PASIVA del mismo verbo e indica que la acción es RECIBIDA por el individuo en vez de llevado a cabo por el individuo.  La mujer queda contaminada PERO aparentemente no por lo que ella misma hizo SINO por la acción del hombre. [Jeremías 3:1 usa otra palabra hebrea]

 

Por tanto, la pregunta es:  ¿Cuál hombre la envileció?  ¿Cuál hombre la contaminó?  ¿El primer marido cuando la repudió? o ¿El segundo marido cuando se casó con ella?

 

Tengo un problema con aceptar que sea el segundo marido.  Si el segundo marido ya murió, ella quedaría libre de cualquier obligación a este segundo marido porque con la muerte cesa el dominio de la ley del marido (Romanos 7:1-3).  Por tanto, llego a la conclusión que ha de ser el primer marido el que hizo que ella fuera una mujer "envilecida" o "contaminada" y lo hizo cuando la repudió por haber hallado en ella alguna "cosa INDECENTE".  Con esto ella quedó "manchada" y entiendo que por esta causa Dios no permite que cambie de parecer y se case con ella otra vez PERVIRTIENDO así la tierra porque es abominación delante de Dios.  O sea que ella está contaminada únicamente para este primer marido porque él mismo así declaró al darle la carta de divorcio por la "cosa indecente" que encontró en ella.

 

Es importante notar que no hay ninguna prohibición en ESTE texto con respecto a lo que la mujer puede y no puede hacer.  No le prohíbe casarse con el segundo hombre.  No le prohíbe casarse con otro hombre al morir su segundo marido o al ser repudiada por este segundo hombre.  Por supuesto Dios ABORRECE el repudio, aún en el Antiguo Testamento (Malaquías 2:16).  No obstante lo que ordena en este texto es con respecto al hombre:  (1)  Si no le agradare su esposa DEBE escribirle la carta de divorcio; (2)  Una vez que ella se case con otro hombre, el primero NO PUEDE casarse con ella otra vez.

 

Tal vez estoy equivocado en esto, pero es la explicación que me parece más de acuerdo con las palabras usadas y también más de acuerdo con la justicia de Dios.

 

Hay que recordar que Dios solamente PERMITIÓ el divorcio en estos casos (por la dureza de sus corazones - Mateo 19:7,8), NO lo aprobó.  Entiendo que su propósito en este texto (Deuteronomio 24:1-4) es presentar ciertos reglamentos que (1) protejan a la mujer de ser repudiada sin causa, (2) hagan que el hombre lo piense bien antes de repudiarla debido a no poder casarse de nuevo con ella y (3) en general ayuden a evitar el repudio.  Le PROHÍBE al hombre despedir a la esposa de su casa sin darle carta de divorcio y le PROHÍBE casarse otra vez con ella después que ella tenga otro marido.  Todo está diseñado para hacer que el hombre entienda que repudiar a su esposa no es cosa leve.

 

La voluntad divina siempre ha sido:  "lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Mateo 19:6).  También hay que recordar que en el Nuevo Testamento los reglamentos son otros.  Hoy día la única causa permitida para repudiar a la esposa y casarse con otra es si ella comete fornicación

  ¿Es correcto aplaudir por la predicación, la buena obra de un predicador o los bautizados?

 

Personalmente me siento muy incómodo con esto de los aplausos.  No obstante reconozco que si se trata de una expresión de aprobación de lo dicho por el predicador o del bautismo de una persona ocupa un propósito similar al decir "Amén".  No lo hago personalmente.  Prefiero decir el "Amén", pero no he podido encontrar una enseñanza adecuada para declarar con aplomo que el aplauso en sí sea pecado. 

 

Lo que me preocupa aún más que el acto del aplauso, sin embargo, es la motivación tras él.  Parece ser más un reconocimiento de la persona en vez de una aprobación espiritual de la verdad predicada o practicada.  Esto claramente contradice el concepto de dar toda la gloria a Dios.  Sentí mucho agrado cuando en una reunión de jóvenes, el hermano que iba a presentar el estudio (por cierto un hermano muy conocido por su obra entre la juventud cristiana y muy capaz en la presentación de la verdad) pidió por medio del hermano que lo presentaba que NO APLAUDIERAN por él.  Lamentablemente, parece que a algunos hermanos les gusta el elogio de los oyentes o por alguna razón no tienen el valor de decirles que glorifiquen a Dios.  Por supuesto recibimos y apreciamos los comentarios positivos sobre una predicación o cualquier servicio que rendimos para Dios y Su iglesia, pero el aplauso da la impresión que se trata de un "espectáculo glorificado".

 

 ¿Cuál fue el fin del arca del pacto?

 

 

La última referencia al arca en el Antiguo Testamento es durante el tiempo del rey justo llamado Josías (II Crónicas 35:3).  La única mención en el Nuevo Testamento es Hebreos 9:4 y no menciona su existencia en aquel tiempo.

 

Es de suponerse que el arca fue destruida o llevada cautiva por los babilonios cuando destruyeron la ciudad de Jerusalén y llevaron cautivos a los israelitas.

 

Jeremías profetizó de la destrucción de Jerusalén y el templo a las manos de los babilonios debido a los pecados de los judíos.  También profetiza del tiempo cuando iban a recibir de nuevo la bendición de Dios en el nuevo pacto y todas las naciones iban a gozar de la comunión divina.  Todo esto, por supuesto, se cumple en el Nuevo Testamento de Cristo Jesús.  Pero el caso es que Jeremías profetizaba de lo que iba a suceder después del cautiverio en Babilonia.  En Jeremías 3:16 el profeta de Dios declara: “Y acontecerá que cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra, en esos días, dice Jehová, no se dirá más: ARCA DEL PACTO de Jehová; ni vendrá al pensamiento, ni se acordarán de ella, ni la echarán de menos, ni se hará otra.”  Al hablar de NO HACER OTRA, parece indicar que Jeremías, por inspiración divina, sabía que el arca iba a ser destruida por los babilonios.

 

 ¿Qué podemos hacer con hermanos que no son constantes en las reuniones?

 

La preocupación que usted menciona en cuanto a hermanos que no son constantes en las reuniones es muy noble.  Esta costumbre de no asistir constantemente a las reuniones es muy antigua.  Cuando el Espíritu Santo inspiró el mensaje de la carta a los Hebreos ya se practicaba (Hebreos 10:25).

 

La solución no es fácil porque las CAUSAS de esta inconstancia son variadas y tienen que ver con la condición del corazón de los diferentes hermanos y hermanas que tienen esta mala costumbre.  No es suficiente convencerlos que deben asistir.  Es necesario que sean MOTIVADOS a hacerlo POR AMOR a Dios y al pueblo de Dios.  Tienen que comprender algo del amor que Dios nos tiene para sentir la gratitud debida que sirve como base para nuestra adoración de Dios.  Tienen que reconocer sus propias debilidades para sentir la humildad debida que sirve como base para buscar el ánimo que recibimos al reunirnos para edificación mutua.  Tienen que tener hambre y sed de justicia.  Tienen que sentir una preocupación profunda por sus hermanos en la fe y el deseo ferviente de apoyar, edificar y animar a sus hermanos.  Tienen que desear crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.  Cuando solamente les convencemos que pecan al no asistir y que tienen que hacerlo para no se castigados, NO les damos suficiente base para ser constantes.  La verdadera constancia en la asistencia nace de las otras convicciones positivas mencionadas ya.  Nace de la gratitud, el amor, la humildad, la fe y la devoción.

 

No se desanime por este problema, mi hermano.  No es nuevo y no desaparecerá nunca en esta vida.  Tratemos de animar a nuestros hermanos y motivarlos en las bases que mencioné en el párrafo anterior.  Y recordemos que, aunque ciertamente necesitamos la comunión de otros hermanos, la fidelidad a Dios es muy personal.  Aún si casi todos los demás dejaran de reunirse para alabar y glorificar a Dios, es nuestro privilegio hacerlo para gloria de Dios y para nuestra propia edificación espiritual.

 

 ¿Podemos bautizar a una persona de la cual se sospecha que se va a bautizar por interés material?

 

 

El SOSPECHAR que una persona se bautice por interés material NO es lo mismo que la persona le confiese que esto sea el caso.  Si tiene usted esta sospecha, será necesario aclararle la importancia de la SINCERIDAD y el ARREPENTIMIENTO verdadero.  También será importante que le aclare lo peligroso que es jugar con Dios o tratar de mentir al Espíritu Santo de Dios.  Todo esto, por supuesto, con MUCHO TACTO porque tal vez se equivoque usted en lo que sospecha.  También será muy importante NO darle ningún motivo por creer que pueda beneficiarse materialmente por medio de sujetarse al bautismo.  PERO al fin y al cabo, si la persona insiste que desea bautizarse, uno no tiene el derecho de juzgar el corazón de la persona y lo tendrá que bautizar.  Si no hay sinceridad, pronto se dará a conocer.

 

 ¿Podemos bautizar a una persona que está ebria de licor?

 

Claramente NO debemos bautizar a una persona que esté bajo la influencia del licor porque éste afecta el pensamiento del corazón de la persona.  Si en verdad desea obedecer a Cristo, no tardará más que unas pocas horas para estar sobrio y poder hacerlo, como manda la Biblia, DE TODO CORAZÓN (Romanos 6:17,18).

 

CARTA SOBRE LA IMPORTANCIA DEL BAUTISMO A UN EVANGÉLICO.

 

 

Muy estimado estudiante de la Palabra de Dios,

 

Le saludo con amor cristiano en el nombre del Señor Jesucristo, esperando que la paz de Cristo sea con usted.  Muchas gracias por sus cartas, preguntas, y comentarios.  Siempre me agrada recibir correspondencia de nuestros estudiantes con un intercambio franco de ideas y convicciones basándose en la Palabra de Dios.

 

Quiero tratar de ayudarle un poco con el tema de la salvación, porque me parece que ha tropezado un poco en algo que no tiene que ser difícil. 

 

Primero, NUNCA quiero dar más énfasis al bautismo que al Señor Jesucristo.  Además NO quiero dar más énfasis tampoco a la fe, el arrepentimiento, la confesión de fe, la santidad en la vida ni cualquier otra cosa que el hombre hace que a la obra redentora del Hijo de Dios.  Entiendo y enseño con aplomo que somos salvos POR GRACIA DE DIOS EN CRISTO JESÚS (Efesios 2:8,9).  El agua no quita el pecado; la fe no quita el pecado; el arrepentimiento no quita el pecado; la confesión de fe en Jesucristo no quita el pecado; y la vida consagrada no quita el pecado.  SOLAMENTE la sangre de Cristo quita el pecado (Hebreos 9:11-22).

 

Segundo, aunque la salvación es por gracia, esto NO significa que todo mundo va a ser salvo.  Dios ha establecido REQUISITOS que uno tiene que cumplir para ACEPTAR (NO GANAR NI MERECER SINO ACEPTAR) esta salvación gratuita.  "El que no creyere será condenado" (Marcos 16:16).  Sin el arrepentimiento el hombre perece (Lucas 19:9).  Si no confesamos a Cristo, El no nos confiesa tampoco (Mateo 10:32,33).  Si no obedecemos el evangelio la venganza divina caerá sobre nosotros (II Tesalonicenses 1:6-9).  Esto NO significa que el que cree merezca la salvación.  NO significa que el arrepentimiento tenga poder para salvar.  NO significa que la confesión de fe sea una obra mediante la cual ganemos el perdón de pecados.  Y NO significa que la obediencia al evangelio sea una obra de justicia mediante la cual merezcamos la redención.  NO OBSTANTE, si no nos sometemos a los requisitos que Dios ha establecido NO recibiremos el regalo de la salvación que El nos ofrece.

 

Tercero, NUNCA quiero dejar la impresión que el bautismo sea más importante que la fe, el arrepentimiento o la confesión de fe para RECIBIR EL DON DE LA SALVACIÓN.  PERO no es menos importante tampoco.  Este es uno de los errores principales que encontramos en la doctrina Evangélica sobre la salvación.  Todos entendemos que la salvación es por gracia.  Todos entendemos que sin fe no recibimos la salvación que Dios ofrece.  El problema está en entender que el bautismo bíblico es PARTE de esta respuesta de fe en Cristo.  Otro problema está en querer definir los requisitos para la salvación solamente basándose en ciertos versículos NO en TODOS los textos que hablan de este tema.  Recuerde que es LA SUMA de la Palabra de Dios que nos presenta LA VERDAD (Salmos 119:160).  Si solamente usamos Marcos 16:16 para explicar el plan de la salvación, es posible que lleguemos a la conclusión MUY EQUIVOCADA que el arrepentimiento no sea necesario para ser salvo.  Si solamente usamos Hechos 22:16 es posible que lleguemos a la conclusión MUY EQUIVOCADA que solamente el bautismo es necesario para lavar los pecados.  Y si solamente usamos textos como Juan 3:16 y Efesios 2:8,9 es posible que lleguemos a la conclusión MUY EQUIVOCADA que el arrepentimiento y el bautismo no son necesarios para ser salvo.  Pero cuando unimos estos y otros textos que enseñan sobre la salvación encontramos LA VERDAD que Dios nos ha dejado en Su Palabra sobre este tema.  Para entender la verdad, no debemos poner texto bíblico CONTRA texto bíblico sino texto CON texto.  Cuando hacemos esto descubrimos que: (1) el Salvador es Jesucristo; (2) la salvación es por gracia; (3) los requisitos para que los pecados sean perdonados son:  creer en Cristo, arrepentirse de los pecados, confesar su fe, y ser bautizado en agua.

 

Le suplico encarecidamente que vuelva a repasar las lecciones 5,6,7 y 8 y especialmente la explicación grabada que le enviamos sobre estas lecciones junto con los textos bíblicos citados en cada lección.  Estas cuatro lecciones forman una enseñanza completa sobre el plan de la salvación.  Notará en la lección cinco el énfasis sobre nuestro Salvador:  la persona y la obra de Cristo y la fe que nosotros debemos tener en El.  En la sexta lección encontrará una serie de textos sobre el significado y la importancia del arrepentimiento.  Luego en la número 7 tratamos de explicar la confesión de fe.  Y en esta octava que acaba de completar, presentamos la relación del bautismo con la fe y la salvación en Cristo Jesús.  Confío que va a considerar la enseñanza completa de este material con toda sinceridad y amor a la verdad.  Mi propósito NO es ganar algún argumento o discusión sino dejar que la Palabra de Dios sea explicada en toda Su sencillez y claridad.  Si nos equivocamos en la enseñanza de estos puntos fundamentales, corremos el riesgo de impedir que muchas almas reciban las bendiciones que Dios tanto anhela dar a todos.

 

 ¿Puede alguien bautizarse sin la ayuda de nadie (según Hechos 2:38 “...bautícese cada uno...”) pero que haya testigos?


 

La Biblia no presenta ningún ejemplo de que alguien se bautizara a sí mismo.  Además Cristo instruye a los discípulos que deben ir y BAUTIZAR a las personas.  Se supone que el bautismo es la respuesta de la fe como consecuencia de oír el mensaje del evangelio y que, por tanto, estará presente algún cristiano que lo pueda bautizar.  No siempre suceden las cosas exactamente de esta manera, pero esta es la regla general.

 

Además, hay que tomar en cuenta que “bautícese” (Hechos 2:38) no significa bautizarse a sí mismo.  Significa SER BAUTIZADO o sea déjese bautizar.  En el griego es voz pasiva.  Esto significa que la persona es la que RECIBE la acción de verbo bautizar.

 

Por tanto, no sugiero que la persona se bautice a sí mismo.

 

: En Gálatas 3:27 ¿no será que este “EN” lo tomen como “bautizarse espiritualmente” para entrar en Cristo y que los ejemplos con agua dirían que son rituales?  ¿Cómo explicarlo dentro del mismo contexto sin sentir que estoy añadiendo lo que no está escrito?

 

 

Primero, hay que tomar en cuenta que no hay ningún texto en la Biblia que habla específicamente de “bautizarse espiritualmente”.

 

Segundo, no hay texto bíblico que presente el bautismo en agua como rito.

 

Tercero, en Efesios 4:5 aprendemos que hay solamente UN bautismo.  No es posible aceptar UN bautismo espiritual y OTRO bautismo (en agua).  Si se acepta que el bautismo que Dios ordena es el bautismo “espiritual”, el bautismo en agua debe descartarse por completo porque hay solamente UN bautismo.  Pero si se acepta que el bautismo en agua incluye el cambio interno en el cual Dios perdona nuestros pecados, no hay otro bautismo tampoco.

 

Cuarto, el bautismo en Gálatas 3:27 es aquel por el cual entramos en Cristo y nos revestimos de El, de Su justicia para ser salvos.  De hecho es la explicación de cómo llegamos a ser hijos de Dios por fe.  Pero sabemos que el bautismo en agua es el que salva (I Pedro 3:20,21).  Este es el bautismo que corresponde al agua del diluvio, no un supuesto bautismo “espiritual” que precede al bautismo en agua.

 

Quinto, el bautismo que Cristo ordenó en Mateo 28:18,19 y Marcos 16:15,16 es algo que el predicador (u otro cristiano) efectúa en la persona que oye el evangelio y decide ser discípulo del Señor.  ¿El supuesto bautismo “espiritual” requiere que haya bautizador?  ¡No!  Pero nuevamente es por medio del bautismo que los apóstoles iban a efectuar que el hombre sería SALVO (Marcos 16:16).

 

Sexto, ¿por qué la urgencia del etíope de bautizarse en agua?  (Hechos 8:36-39) ¿Cuándo sintió gozo el etíope?  Después de salir del agua. 

 

Séptimo, ¿por qué la insistencia de Ananías que Saulo se LEVANTARA para bautizarse y lavar sus pecados?  ¿Era necesario levantarse para que sucediera el cambio interno del supuesto bautismo “espiritual”?  Claro está que no había lavado sus pecados todavía sino que era necesario LEVANTARSE y BAUTIZARSE para que esto sucediera.  Esto sencillamente no concuerda con el concepto del bautismo “espiritual” que salva y el “material” que es rito.

Website Builder